domingo, 8 de enero de 2017

15 limpiadores naturales para tu casa

¿Querés aprender a limpiar tu casa sin usar sustancias químicas? Descubrí estos 15 secretos para una limpieza más natural.

Los productos que utilizás para limpiar muebles, alfombras y enseres domésticos están llenos de sustancias tóxicas peligrosas. Mejor usá estas soluciones inofensivas:
  • 1. Quitá manchas del mármol con jugo de limón y sal: prepará una pasta mezclando el jugo y la sal, y luego frotá las manchas con ella, sin emplear demasiada fuerza. Enjuagá bien hasta que las manchas desaparezcan.
  • 2. Limpiá el microondas con jugo de limón caliente: mezclá dos tazas de agua con ¼ de taza de jugo de limón en un plato de vidrio para microondas. Calentá la mezcla a temperatura alta durante ocho minutos. El vapor ablandará las partículas de comida acumuladas en el interior y facilitará su limpieza.
  • 3. Quitá óxido del lavavajillas con jugo en polvo: el interior de este aparato puede oxidarse debido a la acumulación de minerales. Vertí el polvo de un sobre de jugo de limón en el contenedor de jabón y activá el ciclo caliente. ¡El lavavajillas quedará reluciente!
  • 4. Eliminá manchas de ropa y alfombras con agua con gas: en vez de utilizar un quitamanchas comercial, humedecé la mancha con un poco de soda y frotala suavemente con una toalla de papel.
  • 5. Limpiá cobre y latón con una pasta casera: mezclá dos cucharadas de harina, dos de vinagre blanco y dos de sal de mesa. Luego, frotá la pasta en el cobre o el latón y dejá secar. Quitá la pasta frotando con un paño que no suelte pelusa.
  • 6. Pulí plata con fécula de maíz: para pulir objetos de plata sin dañarlos, solo tenés que hacer una pasta mezclando fécula de maíz con agua. Cubrí la plata con la pasta y dejala reposar. Luego, frotá el objeto con un trapo limpio hasta que quede limpio y brillante.
  • 7. Quitá suciedad de la pintura del auto con mayonesa: no uses productos abrasivos. Mejor frotá cada punto sucio con un poco de mayonesa y dejá que actúe unos 10 minutos. Luego, con un trapo suave, quitá la mayonesa y la suciedad. Lavá el auto como siempre y verás que queda como nuevo.
  • 8. Pulí superficies de madera con aceite de oliva: la mayoría de los pulidores químicos están hechos con silicona, que suele opacar la madera con el tiempo. En vez de usar esos productos, aplicá un poco de aceite de oliva sobre la superficie de madera con un trapo limpio, y pulí hasta sacar brillo.
  • 9. Lustrá zapatos con aceite para bebé: solo verté algunas gotas de este aceite en las superficies de piel (zapatos, bolsos e incluso chaquetas) y sacales brillo con un trapo suave. Asegurate de limpiar el exceso de aceite.
  • 10. Limpiá superficies pegajosas de la cocina con sal: si derramaste algún líquido en la cocina o en la base del horno, poné encima una capa gruesa de sal antes de que el líquido se seque (o bien, humedecé el residuo con agua si ya se pegó). Cuando la superficie se enfríe, solo limpiala con una esponja.
  • 11. Quitá marcas de agua en la madera con bicarbonato: mezclá una cucharada de bicarbonato con una cucharadita de agua, y frotá haciendo movimientos circulares hasta quitar la marca.
  • 12. Limpiá vidrios de ventanas con vinagre: vertí una mezcla de agua y vinagre blanco en partes iguales en una botella con atomizador y rociá los vidrios con ella; luego, pulí con un paño suave. Esta solución funciona muy bien y es mucho más barata que cualquier limpiador comercial.
  • 13. Eliminá las cucarachas con azúcar y bicarbonato: si tenés chicos o mascotas, no utilices productos tóxicos para terminar con las plagas de insectos. En vez de eso, mezclá azúcar y bicarbonato en partes iguales y espolvoreá en los rincones y detrás de la alacena. Las cucarachas se acercarán por el azúcar, pero morirán al comer el bicarbonato.
  • 14. Limpiá alfombras y felpudos con talco para bebé: no hace falta usar un limpiador químico para alfombras en las zonas de juego de niños o mascotas. Primero, eliminá el olor poniendo talco para bebé en la superficie; dejá que actúe toda la noche. Quitá el talco con la aspiradora al día siguiente. Luego, colocá una escoba limpia en una mezcla de 3,5 litros de agua tibia y una taza de vinagre blanco; frotá la alfombra con la escoba y dejá secar.
  • 15. Quitá manchas de azulejos y bañeras con cremor tártaro: colocá unas cucharadas de cremor tártaro en un recipiente y agregá agua oxigenada (un agente limpiador no tóxico) gota a gota hasta que la mezcla se vuelva una pasta gruesa. Cubrí la mancha y dejá secar; luego, enjuagá con esponja y agua tibia.



Publicar un comentario