sábado, 7 de octubre de 2017

170 imágenes, no tan buenas como la primera, pero divertidas, curiosas y WTF!







Para algunos será normal pero para muchos esto es puro WTF!







En la vida real, las modelos lucen bastante diferentes...

Cara Delevingne

Gigi Hadid

Kendall Jenner

Alessandra Ambrosio

Adriana Lima

Chanel Iman

Siempre me resultó complicado estacionar el coche...







Una imagen dice mas que mil palabras







Los actores también envejecen

Robert Patrick, 58

Kirk Douglas, 100

Michael Rooker, 62

Brendan Fraser, 48

Peter MacNicol, 63

Damon Wayans, 57

Antiguas fotos de Clint Eastwood en el año 1956







Humor graduado







Qoobo, el robot mascota sin cabeza

No hay duda de que Japón es para muchas cosas casi como un mundo aparte, un hecho que productos como el Qoobo no hacen más que confirmar.


Tal y como indicamos en el título el Qoobo es un robot mascota sin cabeza que podríamos describir perfectamente como una almohada con un tipo de pelaje especial, si no fuera por esa cola realista inspirada en los gatos que le da un toque “particular”.


Este proyecto es obra de la firma Yukai Engineering y su nombre completo es Qoobo “tail therapy”. La firma ha implementado un sistema avanzado que le permite reaccionar de una manera “realista” cuando recibe caricias y mimos.


En teoría esa reacción, unida al movimiento de la cola, es suficiente para “confortar” al dueño. Para conseguir un acabado más cercano a la vida real Qoobo detecta cuando el usuario lleva mucho tiempo sin darle atención y empieza a mover la cola de forma aleatoria para llamar su atención.


No es la primera rareza japonesa relacionada con la robótica que hemos visto durante los últimos meses y tampoco la más extravagante, un “reconocimiento” que podríamos dar directamente al Gatebox Virtual Robot, aunque sí que es uno de los más nos ha sorprendido.

Decimos esto porque se plantea como una alternativa sencilla a una mascota (un gato concretamente) pero en realidad no es más que un almohadón con una cola que se mueve de lado a lado. Imaginamos que cuando se ha empezado a producir es porque han visto mercado para él, al menos en Japón, ¿un producto de este tipo funcionaría en occidente?