domingo, 17 de septiembre de 2017

Especial de domingo: 370 imágenes divertidas, curiosas y WTF!







Estas obras de arte fueron completamente hechas con tornillos



Estas creaciones del artista Bruce Mackley quien ha usado 160 kilos de tornillos, unos 20.000, para crear estas obras que llevan el título “This is Descent”.

 
 

Mientras no la veas sin maquillaje no le propongas casamiento...








La página que te permite ver videos que nadie (o casi nadie) ha visto

Nunca antes había sido tan fácil grabar un vídeo y ponerlo a disposición de millones de personas; dependiendo del dispositivo que uses, el guardado en la nube es incluso automático.


Cada hora miles, millones de vídeos son subidos y compartidos en servicios como Youtube. Algunos de estos vídeos se vuelven virales; otros pasan completamente desapercibidos.

Seamos sinceros, no todo el mundo puede ser la nueva sensación de la red; no a todo el mundo le interesa la comunión de tu hijo o el truco que has conseguido con la tabla de skate.

Eso no significa que esos vídeos no tengan un valor especial; son experiencias únicas, pequeños tesoros escondidos entre el descomunal ruido.

Ahora llega una web especializada en descubrir estas pequeñas piezas; se llama Astronaut.io, y el nombre viene porque el objetivo es ser una ventana a estos “momentos fugaces” que no importan a nadie.

Una vez que pulsamos en “GO”, la web reproduce vídeos de Youtube subidos la pasada semana; lo único que tienen en común es que tienen 0 visitas  (o muy pocas), y que no han sido renombrados.


Así que tienen el mismo nombre que les dejó la app con la que fueron grabados; como IMG NUMERO o DSC NUMERO. Son vídeos abandonados hasta por sus propios creadores.

Un repaso rápido, y nos encontramos con muchos vídeos de nuestra vida diaria. Un campeonato deportivo en un gimnasio local. Una práctica de baile llena de errores y esperanzas. Una prueba de un coche comprado de segunda mano en un lugar perdido. Dos niñas analizando el último juguete que han recibido. Un tren cruzando un pase. Un experimento de física en un aula. Una fiesta algo desmadrada.

He visto todo eso y más. Y no puedo parar. Prácticamente ningún vídeo es interesante por si solo. Pero en conjunto, es tal vez la representación mas justa del ser humano.

Humor chistoso







Adquirir papel higiénico y otros usos de la tecnología de reconocimiento facial

A pesar de los buenos resultados que ha traído la implementación de sistemas de reconocimiento facial a la seguridad, la realidad es que aún están lejos de ser perfectos. Por ejemplo, ¿te asusta que una cámara grabe tu rostro y que algún ciberatacante pueda hacerse con esa imagen tuya? Más allá de este lógico temor, lo cierto es que gracias al reconocimiento facial se pueden hacer grandes cosas que nos faciliten el día a día. Desde ayudarte a pagar con tu sonrisa, como si de una tarjeta de crédito se tratara, hasta permitir a los doctores diagnosticar una dolencia, esta tecnología ha demostrado que tu cara es el espejo del alma y de lo que no es el alma. Así que dale una oportunidad con estos diez usos que quizá no te habías planteado:

  • Dispensar papel higiénico En los baños públicos del parque Tiantan, uno de los lugares más concurridos de Pekín, las autoridades han colocado una máquinas que entregan 60 centímetros de papel higiénico una vez que hemos mostrado nuestro rostro. El objetivo es acabar con los robos de papel que se estaban produciendo. Para volver a tener otros 60 centímetros, tendrán que pasar nueve minutos desde que mostramos nuestro rostro por última vez.
  • Pagar con una sonrisa No nos vamos de China. Alipay, un servicio de Alibaba, permite terminar una transacción con el reconocimiento facial. Disponible de momento en algunos restaurantes de comida rápida, el sistema nos mandará una verificación a la ‘app’ de Alipay (en la que se supone que previamente habremos compartido alguna foto nuestra) una vez que sonríamos a cámara. La aceptaremos y ya podremos marcharnos con nuestro menú. El proceso tarda apenas unos segundos.
  • Ciegos que ‘ven’ sonrisas Nos vamos de China, pero seguimos hablando de sonrisas. Hace unos meses se presentó una ‘app’ que usaba el reconocimiento facial para detectar sonrisas. En ese momento, el teléfono en el que se encuentra instalada la aplicación vibra, de manera que la persona invidente sabe que se estaba produciendo una situación óptima para ser fotografiada. En principio, la idea se presentó para los mercados británico, irlandés y alemán como una campaña publicitaria, pero no sería mala idea que la idea se expandiera.
  • Para proteger de la adicción contra el juego Hay empresas que ofrecen sus servicios de reconocimiento facial para monitorizar a los clientes de casinos. Sabiendo cuántas veces entran y salen se puede saber quiénes tienen un problema con el juego, así como se pueden identificar a aquellas personas que montan un escándalo cada vez que en la ruleta no sale su número. Un método de seguridad para el propio jugador, en cualquier caso.
  • Para saber si tus alumnos están prestando atención Una escuela de negocios de París va a usar el reconocimiento facial para comprobar si sus pupilos están atendiendo. Nestor, así se llama el ‘software’, se utilizará a finales de año en una serie de clases ‘online’. La idea no es tanto pillar a los alumnos pasando de la lección magistral y revisando Facebook como comprobar cuándo pierden estos el interés y de esta manera mejorar las clases en el futuro. 
  • Encontrar mascotas y personas perdidas Finding Rover es una ‘app’ en la que se comparten fotos de animales desaparecidos. El ‘software’ une dichas imágenes con mensajes que alertan de animales que han sido encontrados, con la esperanza de que los dueños los reconozcan. Helping Faceless funciona de la misma manera pero para personas, con la posibilidad de poner la localización donde se vio por última vez a alguien desaparecido. Desde luego, un uso del reconocimiento facial que puede ayudar a muchas familias.
  • Reconocer chimpancés El mundo animal es todo un campo virgen para el reconocimiento de imágenes. Si te parece que todos los monos son iguales, pronto podrás distinguirlos. Un grupo de científicos fotografió a 24 chimpancés del zoo de Leipzig (Alemania) y un sistema de reconocimiento facial fue capaz de conocerlos con una precisión del 84 %. Esto sirve para que los científicos sigan a algunos animales que se podrían confundir con otros de su misma especie en un hábitat natural dificultando así el seguimiento personalizado.
  • Conseguir las fotos de tus vacaciones Algunos cruceros tienen un fotógrafo a bordo que se dedica a retratar a las personas que por allí pasan. Pues bien, en algunos barcos se ha utilizado un sistema de reconocimiento facial con el cual las fotos de la misma persona se agrupan y, al terminar el crucero, se pueden obtener de forma digital con una clave personal que ha sido previamente entregada a cada turista. Ya no hace falta que se impriman o ir buscando poco a poco entre todas ellas hasta dar con nuestro rostro.
  • Embarcar en un avión De los cruceros pasamos a los aeropuertos. Algunas aerolíneas, como China Southern Airlines, ya están trabajando para que nos olvidemos de la tarjeta de embarque y accedamos a la sala de espera mediante reconocimiento facial. La imagen será verificada con la foto de un documento de identidad y alguna que se haya subido previamente a la aplicación de la aerolínea. De acuerdo a la compañía, el proceso duraría apenas un segundo.
  • Saber cuánto dolor sientes El algoritmo DeepFaceLIFT hace un pronóstico y puntúa el dolor de acuerdo a tus expresiones faciales. Con esa información, los doctores saben cómo actuar, tanto para tratar a un paciente como para discernir cuáles los están engañando. Para ello, el ‘software’ se basa en las microexpresiones, breves e inconscientes expresiones faciales que sirven como tabla objetiva allá donde la apreciación humana es más subjetiva. Eso sí, el algoritmo fue entrenado con fotografías realizadas en buenas condiciones, así que hay que seguir alimentándolo con condiciones de trabajo peores.
Como ves, se trata solo de algunos ejemplos, pero el reconocimiento facial ha abierto una puerta enorme a distintas funcionalidades que incluso grandes empresas están adoptando en sus productos, como ocurre con el caso del nuevo iPhone X. Esta tecnología comenzó en pañales y ahora ha alcanzado tal nivel de seguridad que incluso te permite desbloquear tu smartphone o proteger tus datos personales. Quizá el mayor problema venga realmente cuando esos datos se crucen con el resto de datos que almacenan las cámaras de la calle, las de la policía y el Big Data que poseen de nosotros muchas empresas. Solo el tiempo lo dirá.




10 formas de estafa en las que increíblemente mucha gente cae





Tillie el mural que fue salvado gracias a Bruce Springsteen

Tillie es el apodo de dos murales consistentes en una figura de un niño sonriendo que fueron pintados en uno de los lados del edificio Palace Amusements, un histórico parque de atracciones cubierto situado en Asbury Park, Nueva Jersey, Estados Unidos. 


La figura de Tillie se pintó alrededor del invierno de 1955 y 1956. Se desconoce el origen del nombre de Tillie, pero puede tratarse de un guiño a George C. Tilyou, el propietario de Steeplechase Park en Coney Island, Brooklyn, Nueva York. T


También existe una imagen sonriente de aspecto similar en la señalización de Steeplechase Park. El mural ha aparecido en numerosas películas o series, como en Los Soprano (en el episodio "Distorsiones"), 


la revista Weird NJ y en una famosa fotografía de Bruce Springsteen and the E Street Band tomada durante los comienzos de la banda.


Como muchos otras zonas de paseos marítimos en los Estados Unidos, como Coney Island, Asbury Park ha caído prácticamente en el olvido. El Palace Amusements, construido en 1888, cerró en 1988; mientras que el histórico edificio está abandonado. 

Cuando se informó de las intenciones de derribar el palacio, los habitantes de Asbury Park, los seguidores de Tillie y de Springsteen formaron una fuerte oposición para salvar el mural de Tillie, detener la demolición o, al menos, salvar la parte del mural. Las acciones tuvieron éxito y el lado izquierdo de Tillie fue salvado. 

El lado derecho fue demolido. Del 8 al 11 de junio de 2004, los voluntarios de Save Tillie eliminaron en mural del edificio Palace, que fue demolido en julio de 2004. Tillie y otros murales del edificio Palace fueron colocados en un nuevo edificio.

El placer de hacer el mal

No es fácil determinarlo, pero si hubiéramos bautizado este artículo como «¿Qué es el bien?», disfrutaría de menos lectores, pues es sabido que el bien aburre hasta a los mejillones, mientras que el mal proporciona titulares. Como el que nos ocupa.

Lo hemos escrito con letras minúsculas, porque el Mal con mayúsculas solo existe en las novelas de exorcismos, así como el Bien es patrimonio de biblias, sermones y evangelios. La vida es mucho más compleja y contiene más matices; por la misma razón que existe el concepto de «mal necesario», pero no el de «bien necesario».

El mal es atractivo desde el primer momento en que se nos prohibió algo en nuestra remota infancia, envuelta en brumas de confusión. Si nuestras raíces son judeocristianas, el mal se remonta al Edén y al pecado original; allí el mal era una manzana, o peor aún, la tentación de comerla. En otras culturas podía tratarse de una bolsa de M&M’s o de un pollo asado.

Pero el mal también anida en cosas inocentes, en los pensamientos más inocuos, en la nevera, en el aparcamiento subterráneo o en la carpintería de aluminio, como señalaba Woody Allen en Desmontando a Harry. El mal adopta formas inesperadas, como el torso desnudo de Andrés Velencoso o el de Pamela Anderson, que a sus 50 años ha demostrado que lo bueno es malo y viceversa.

La envidia está al alcance de todos, así como los pensamientos indecorosos o aquellos deseos que nos avergüenza confesar, pero que jamás se cumplen. No es lo mismo fantasear con la muerte de alguien que ejecutar un plan para terminar con su vida. Lo primero puede ser bueno o al menos terapéutico, cuando lo segundo implica con frecuencia abonar elevadas minutas a los abogados.

Hacer el mal es complicado y bastante costoso. No está al alcance de todos los bolsillos, pues para ejercitarlo se precisa un entrenamiento especial y una disposición de ánimo que bebe en primera instancia del nihilismo y después de cualquier otra fuente de inspiración. Y el nihilismo no se aprende en las calles, sino en las aulas. Solo los ilustrados pueden convertirse en auténticos malvados, mientras que el bien está al alcance de todos, como el aire. Podríamos concluir que el bien nos hace iguales, pero el mal nos diferencia, y gracias a su hálito invisible el mundo gira tal y como lo conocemos.

La existencia sin mal sería inviable, desde un punto de vista moral, económico y social. El mal es tan necesario como los cajeros automáticos o como las vacaciones en la playa. El mal es un insecto paciente que parasita un doble Whopper con queso, pero que también acecha en los menús degustación de 200 euros el cubierto con estrellas Michelin.

El mal es un explosivo de fabricación casera que manejamos con el cuidado de un artificiero, porque puede estallarnos en cualquier momento.

El mal es un recuerdo que todavía no hemos sido capaces de digerir.

El mal es un estado de ánimo.

El mal son los otros.

Pero sobre todo, el mal eres tu.




16 curiosos e interesantes datos

1. En un esfuerzo por reducir el número de suicidios en el puente Mapo, el gobierno de Corea del Sur, decoró el lugar con frases y esculturas positivas. Esto ocasionó que los suicidios se incrementen seis veces más que antes.

2. El comediante fofo Hamish Blake ganó una competencia de culturismo, por ser el único competidor que calificaba en la categoría de peso pesado en la competencia.

3. El sonido del estornudo varía mucho dependiendo de la región. En Inglés se escribe: “Achoo!”, en Rusia se escribe: “Apchkhi!”, en Polonia se escribe: “A-Psik!” y los japoneses escriben: “Hakushon!”

4. Cuando tenía 27 años, James Cameron tuvo el peor día de su vida, lo despidieron en su trabajo como camarógrafo, luego cenó una comida con salmonela que casi lo mata. Cuando estaba alucinando por la fiebre, tuvo una pesadilla donde un robot venía del futuro para matarlo. Así nació la idea para Terminator.

5. Hacer el saludo Nazi en Alemania, puede ser penado hasta con 6 meses de prisión.

6. Eminem una vez quedó entre los mejores 30 jugadores de Donkey Kong y lo compartió orgulloso en su Twitter.

7. Un padre Chino contrató a un “sicario” para que mate al personaje virtual de su hijo, para que deje los videojuegos y se busque un trabajo.

"Bienal" y "bianual" no son la misma cosa (la confusión de la paronimia)

No es que fueran idénticas, pero aquel par de mellizas eran tan parecidas que todo el mundo las confundía. Solo había algo por lo que se las pudiera diferenciar, pero como todas las cosas sexis del cuerpo, permanecía oculto bajo la ropa y solo lo conocían aquellos que tenían la posibilidad de verlas desnudas. Lejos de buscar diferenciarse, a las dos hermanas les divertía el juego de confundir al personal, así que se vestían igual y lucían el mismo corte de pelo.

Todo era divertido hasta que una de ellas se enamoró. Entonces empezó a no hacerle tanta gracia que aquel morenazo de mirada plácida al que había echado el ojo no supiera reconocerla cuando hablaba con ella, y la melliza enamorada empezó a cambiar su manera de vestir.

La hermana, que descubrió los celos por primera vez, se dejó llevar por el miedo a perder a su otra mitad y en lugar de dejar a su melliza enamorada diferenciarse de ella, se empeñó en seguir con el juego de la confusión. Cuanto más se empeñaba una en alejarse de la igualdad, más se esforzaba la otra por arruinarle la personalidad. El morenazo de mirada plácida se olvidó de aquellas dos hermanas superficiales que solo pensaban en cambiarse de ropa diez veces al día y se entregó al amor de otro camarero morenazo como él, pero de mirada traviesa. Los juegos, pensaba, eran más divertidos si estaba claro con quién practicarlos.

Los parecidos dejan de ser graciosos cuando llevan al error. Es lo que ocurre cuando nos enfrentamos a la paronimia, o lo que es lo mismo, palabras que se parecen en su pronunciación pero que tienen significados diferentes. De liarse con ellas —entiéndase lo de liarse como meter la pata hasta el corvejón— nadie está a salvo y no son pocos quienes dudan entre bienal o bianual, bimensual o bimestral y abceso o acceso, por poner algunos ejemplos.

Aclarémonos. Si algo se repite cada dos años, es bienal. Si se repite dos veces al año, bianual. Lo mismo para bimensual (dos veces al mes) y bimestral (cada dos meses). Y si la señora Puri te dice que va al médico porque le ha salido un acceso, intenta disimular esa sonrisa y piensa que no todo el mundo ha podido estudiar. Corrígela con educación y no seas un borde. Indícale que el acceso al ambulatorio está despejado, que ahí tiene la puerta; y que el médico le tratará el abceso de pus con mucho cariño y profesionalidad, como ella merece.

Tampoco hace falta infligirse un castigo ejemplar por haber infringido la ley del Diccionario. Al fin y al cabo, todos somos sentimientos y tenemos humanos, ¿no?




Fotos que salvan animales

Nos alimentamos de estímulos. Todo aquello que perciben nuestros sentidos queda registrado en algún rincón de nuestro cerebro. Así construimos los recuerdos, moldeamos la personalidad o escogemos una ideología.


Así, a base de estímulos y de un análisis más o menos racional, tomamos decisiones vitales como la de hacernos cargo de la vida una mascota. Por eso, es importante tratar de generar mensajes atractivos que despierten el instinto familiar y protector.

Así lo pensaron en el Florida’s Orange County Animal Services (OCAS). Hartos de ver pasar oportunidades perdidas, decidieron que la mejor manera de aumentar las adopciones era cuidar las fotos de los animales a los que refugiaban.

Como explican en Petapixel, durante mucho tiempo, las fotos que veían los potenciales adoptantes eran fotos deprimentes, con los animales en estados lamentables tras ser acogidos por el refugio. «A menudo, el animal está aterrorizado, herido y en términos globales no conecta con una posible familia. Durante mucho tiempo, este era el principal o el único medio fotográfico que tenían algunos refugios, incluidos nosotros».

Albert Harris era uno de los voluntarios en OCAS. Harris es fotógrafo y, en la organización, alguien pensó que sería positivo aprovechar su talento para conseguir mejores condiciones para los animales. «Una imagen de calidad marca la diferencia en cuanto a la motivación de alguien para venir a conocer al animal en persona, especialmente en comunidades rurales», señalan desde la protectora.

La experiencia ha ayudado a que el Florida’s Orange County Animal Services haya alcanzado un récord de adopciones en sus 48 años de existencia.