miércoles, 30 de agosto de 2017

No lo necesito (y tal vez no lo pueda pagar) pero ¡lo quiero!







La verdad que esto no se ve todos los días







Magníficos y creativos cosplay







¡Que molesto!







Sombras que deciden su propia forma






Cosas que sólo ocurren cuando se ha bebido demasiado...







Las vacas se parecen mucho a los perros...







Humor demandado







Cuando un gurú indio dijo que iba a matar " con sus poderes mágicos" a un escéptico en la televisión

En el año 2008 ocurrió un hito de la televisión en India. Un hombre trató de matar a otro en un programa en directo. Con una particularidad: lo haría únicamente con sus poderes mágicos. Nunca antes un programa tuvo tanta audiencia durante tanto tiempo. El show se extendió hasta la noche.


Pero primero es importante hablar del protagonista de la historia, un tipo que se asemeja al camino emprendido por el gran James Randi: el periodista, presentador y escéptico indio, Sanal Edamaruku.

Nacido en 1955 en Kerala (India), Sanal fue no fue educado bajo alguna religión en concreto. De hecho, el hombre ha contado en numerosas entrevistas que su padre insistió en que la escuela lo inscribiera como el primer alumno de la India “sin religión”. Siendo así, uno puede entender el rumbo que tomó su vida.

A los 15 años se convirtió en un activista racionalista, lo hizo después de ver como moría un joven de su barrio al que, tras un accidente, su familia rechazó la medicina por la “curación de la fe”. En 1977 obtuvo un master en Ciencias Políticas y la licenciatura de periodismo, y en 1982 pasó a centrar todos sus esfuerzos en la Asociación Racionalista India y a publicar sus propias obras. En el año 2011 Edamaruku fue elegido miembro del Comité para la Investigación Escéptica (es socio honorífico de la Racionalist Association del Reino Unido).

Una vida involucrada en acabar con las supersticiones de su país que se ha visto eclipsada por sus intervenciones en casos muy sonados. Uno de ellos, probablemente el más famoso, ocurrió el 3 de marzo del 2008.

Unos días antes, el maestro y gurú tantra, Surinder Sharma, había sido invitado junto a Sanal a un programa de televisión para debatir sobre el tema “poder tántrico vs ciencia”. La idea surgió después de que un político acusara a sus oponentes de usar el tantra para hacerle daño. India TV organizó el programa.

Cuando Microsoft salvó a Apple de la bancarrota

Este mes se cumplen 20 años de la Keynote más trascendental de la historia de Apple, por encima de la llegada del primer iPhone. Dos décadas desde que Steve Jobs saliera al escenario de la MacWorld Expo de Boston para presentar en la gran pantalla el “producto” más inesperado para sus seguidores: Bill Gates.


Es posible que, por lo que se sabe de Jobs, aquel fuera uno de esos momentos para olvidar. El protagonismo no se lo estaba llevando un sistema operativo o un producto rompedor, estaba siendo la cara visible de la competencia, y lo hacía para anunciar un acuerdo por el que Microsoft iba a salvar a Apple de la bancarrota.

El contexto de aquel año estuvo marcado por la vuelta de Jobs a Cupertino después de haber sido apartado en 1985 de la directiva de la compañía. Su regreso fue el de un hijo pródigo que debía levantar a Apple. Sin embargo, la compañía necesitaba mucho más, y Jobs también fue un genio en la negociación. Apple consiguió 150 millones de dólares a cambio del 6% de las acciones (sin derecho a voto), y una garantía de que Microsoft apoyaría Office para Mac durante cinco años.

Por su parte, Apple aceptó abandonar la demanda que mantenían contra los de Redmond por copiar la apariencia de Mac OS para su sistema Windows y convertir Internet Explorer en el navegador predeterminado de sus ordenadores, aunque no la única opción. Además, para Microsoft había otra buena noticia, probablemente la más importante detrás del acuerdo: la compañía estaba en medio de una lucha por antimonopolio (Windows en todas partes) que estaba haciendo daño a su imagen.

Como vemos en la histórica pieza visual al final del post, el anuncio de Jobs sorprendió a los asistentes. Jobs quiso acallar los abucheos con unas palabras para la audiencia: Tenemos que dejar de lado algunas ideas. Tenemos que dejar escapar el concepto de que para que Apple gane, Microsoft necesita perder.

En eso tenía razón Jobs, fue un acuerdo increíble por ambas partes (probablemente más por parte de Apple). Hoy, los papeles se han invertido y los de Cupertino son la compañía más valorada del planeta mientras que Microsoft no pasa por su mejor momento. Sin embargo, sin el acuerdo que escenificaron aquel mes de agosto de 1997, probablemente no hubiera sucedido el iMac, iTunes, iPod, iPad, ni sobre todo, el iPhone que lo cambió todo.