domingo, 27 de agosto de 2017

25 datos (sin ilustraciones) curiosos y muy interesantes

  • El actor que dobló la voz de Tigre en Winnie the Pooh, inventó el corazón artificial.
  • Los pelirrojos necesitan más anestesia que el resto de las personas, ya que genéticamente son más sensibles al dolor.
  • El órgano de gatos, fue un instrumento musical hecho con una aguja que presionaba la cola de un grupo de gatos con maullidos distintos.
  • Miami fue fundada por una mujer que regaló parte de sus propiedades, para que sea la ciudad que es hoy.
  • La persona promedio se cruza por la calle con 16 asesinos a lo largo de su vida.
  • En ocasiones extrañas, los cadáveres pueden dar a luz. Cuando un cadáver embarazado libera ciertos gases de descomposición, el feto muerto puede salir.
  • Más de 1600 personas se han perdido en los Parques Nacionales de Estados Unidos, y nunca más se ha vuelto a saber de ellos.
  • Algunos afirman que este episodio de Johnny Bravo predijo el ataque a las torres gemelas del 11 de Septiembre. El episodio fue estrenado 5 meses antes del atentado.
  • Cuando la abeja macho tiene sexo, sus testículos explotan y muere.
  • La “S” en el nombre de Harry S. Truman no significa nada. Su segundo nombre es “S”
  • Todas las personas respiramos más con una fosa nasal, que con la otra.
  • Es considerado de mala educación utilizar tinta roja en Portugal.
  • La Reina Isabel no necesita pasaporte para ninguna nación del mundo. Sólo necesita decir que es la Reina.
  • En 1997 Apple lanzó al mercado una computadora de 10 mil dólares. Si la comprabas era entregada e instalada por un hombre en traje de gala.
  • Rusia es más grande que Plutón. La superficie de Plutón según cálculos estimados es de 17,000,000 kilómetros cuadrados, mientras que Rusia mide 17,098,146 kilómetros cuadrados.
  • Hay mas sinapsis que estrellas en la Vía Láctea. Se estima que existen cerca de 300 mil millones de estrellas en la galaxia en la que habitamos, mientras que el cerebro, dependiendo de la edad, puede tener entre 100 y 500 mil millones de conexiones neuronales.
  • Un analgésico poderoso. La saliva humana contiene una sustancia llamada opiorfina, un poderoso analgésico que es seis veces más poderoso que la morfina.
  • Las langostas son inmortales. Estos crustáceos no envejecen, conforme crecen se hacen más fuertes y fértiles, esto debido a una enzima llamada Telomerasa que protege los enlaces de sus cromosomas del paso del tiempo. Pero no las protege de los depredadores, contaminantes o el aumento de las temperaturas de las aguas.
  • El coco sí es temible. Existen más posibilidades de morir en la playa por un coco que caiga en la cabeza que por el ataque de un tiburón.
  • Los koalas se parecen a los humanos. Las huellas dactilares de un humano y las de un koala son similares, eso descubrió el profesor Maciej Henneberg, a pesar de ser escaneados en microscopios no se pudo encontrar la diferencia, inclusive cada koala tiene un patrón único en su yemas.
  • Muchas, pero muchas hormigas. Se estima que existen entre 1 y 10 cuatrillones de hormigas viviendo en nuestro planeta ahora mismo, esto quiere decir que por cada humano nos tocan más de un millón de estos insectos. La masa de todas reunidas sería el mismo que el de todos los humanos juntos.
  • Células veloces. Los glóbulos rojos pueden recorrer todo el torrente sanguíneo en apenas 20 segundos.
  • Nubes pesadas. Las nubes cumulus son aquellas que tienen una formación vertical. Este tipo de acumulación de nubes puede pesar lo mismo que ocho elefantes juntos.
  • El ser más fuerte de la Tierra. Comúnmente se cree que la hormiga es el ser más fuerte por poder cargar cerca de 10 veces su peso, lamento desilusionarlos, pero el premio se lo lleva la bacteria de la gonorrea que puede arrastrar con 100 mil veces más el peso de cuerpo.
  • Lluvia de diamantes. Literalmente en Júpiter y Saturno es posible la lluvia de estas piedras, los científicos afirman que las grandes presiones de estos planetas transforman con facilidad el carbono en diamantes. ¿Cómo es posible? Primero un rayo transforma el metano de sus atmósferas en carbono, mientras van cayendo se convierten en rocas de grafito y después, en diamantes.

14 datos ilustrados, curiosos y divertidos







No por ser domingo el WTF! se detiene







Los amantes de los video juegos amarán este post







¿Me haces el favor de dejar de golpear?, y otras imágenes divertidas








Humor ejemplar







Los 10 artículos sexuales mas extraños que se pueden comprar en Amazon

Una de las claves de éxito de Amazon es que puedes comprar todo aquello que muchas veces no encuentras en ninguna otra parte. La otra es que puedes comprarlo, además, sin que nadie se entere.

Eso incluye desde los libros que no quieres que nadie sepa que lees, hasta los artículos sexuales que prefieres que lleguen en una caja cerrada a tu casa.

No se trata de juguetes eróticos, sino de ese tipo de artículos entre bizarros y horteras que todo el mundo dice que compró para una despedida de soltero o de soltera.


Por si apetece caer en la tentación, aquí van algunas sugerencias:

Juego de memoria sobre pechos: 


Para echar una partida en las tardes tontas de piscina. Se trata de una copia del típico juego infantil en el que hay que encontrar parejas de cartas recordando cuál era el sitio de cada una. Pero en vez de emparejar al perro con su caseta o a la abeja con la flor, se emparejan pares de pechos, el derecho con el izquierdo. Conste que también existe la versión masculina.

Blanqueador anal: 

En Amazon pueden encontrarse diferentes productos que prometen blanquear la zona anal sin pasar por un centro de estética. Aunque, según las opiniones, no siempre son muy efectivos. Los usuarios advierten de que «no espere resultados de inmediato, ya que funciona con el tiempo», teniendo en cuenta además que «va alrededor de dos tonos más ligero».

Anos de chocolate belga:

Siguiendo con la obsesión anal, al más puro estilo de Freud, encontramos una nueva versión de los bombones de chocolate belga, pero con forma de ano (que no de culo), en tres sabores, chocolate blanco, con leche y puro (quizás enlazando con los tonos del blanqueante anal).

En la mayoría de opiniones destacan que el chocolate es realmente bueno, pero que la forma de algunos anos puede variar si se derriten en el transporte. Y aseguran que fue el producto estrella de más de una fiesta, y que puede ser incluso el regalo ideal para despedirse de algún jefe.

Máscara de pene:

Si hubo una temporada en la que las redes sociales se llenaron de fotos de personas, generalmente hombres, con una máscara de caballo, esta puede llegar a ser una nueva moda. Entre las opiniones de los usuarios destaca que es «muy realista», aunque «más pequeña que la de la fotografía».

Las imágenes muestran que puede servir incluso para ir a la oficina. Sin embargo, un comprador comenta: «Llevé esto para trabajar en Halloween el año pasado. Pensé que era divertido, pero mi jefe estaba muy enojado».

Guante masajeador:

Aunque podría utilizarse en pareja, en realidad está pensado sobre todo para el masaje masculino y viene calificado como un juguete de baño. Respecto a las opiniones de los compradores, destaca que es demasiado pequeño «incluso para la mano de mi novia» y que el «caucho es demasiado blando», aunque no especifica qué consecuencias tiene eso.

Y hay quien ha visto más funciones para el juguete y comenta que «se siente muy bien para masajes de espalda». A ver qué otros usos estaban pensando.

Esta máquina sabe (con absoluta certeza) cómo eres y cómo serás en el futuro

Solo tenemos una oportunidad de causar una buena primera impresión. Pero, ¿qué sucedería si diera igual, si quien tuviéramos enfrente nos conociera mejor que nosotros mismos incluso antes de haber sido presentados? ¿Y si ese «quién» fuera una máquina con un nivel de eficacia del 100% en sus deducciones intuitivas en tiempo real?


La ciencia está en ello. Algo posible gracias a la combinación de la algoritmia, la semántica y la neurociencia. Y, por supuesto, del estudio de la intuición entendida como la habilidad para comprender o percibir algo de manera clara e inmediata, sin la intervención de la razón.

Albert Einstein, hablando de dicha habilidad, decía que «no es magia ni embrujo, sino esa sutil capacidad que nos hace inclinar la balanza hacia un lado, esa que en poco más de dos segundos nos permite valorar si una persona es de fiar o no».

«Esa sutil capacidad» se ha convertido ahora en una herramienta de trabajo con resultados espectaculares. Y ello gracias a la labor del neurocientífico Mariano Sigman. En sus investigaciones, ha alcanzado a formular la posibilidad de saber, por ejemplo, si una persona será o no esquizofrénica en el futuro con un nivel de fiabilidad absoluto. Algo a lo que hasta hoy ninguna otra disciplina había conseguido ni tan siquiera aproximarse.

Sigman parte de un complejo algoritmo de mapeo de las palabras que las personas analizadas escriben o pronuncian. A partir de los datos obtenidos establece un nivel de lo que él denomina «coherencia semántica», cuyo resultado nos permite conocer la «vida interior» (es decir, el espacio introspectivo) de cualquier individuo, tanto en el presente como en el futuro.

La coherencia semántica no evalúa lo que decimos, sino cómo lo decimos. Es decir, no está interesada en los campos semánticos en los que situamos las palabras al escribir un tuit, hacer un discurso o charlar con un amigo, sino en cómo de rápido y de lejos esas palabras saltan de un campo semántico a otro.

El nivel de fiabilidad es espectacularmente alto. Pero lo interesante es la rapidez con la que el algoritmo puede llegar a determinadas conclusiones y la cantidad de unidades (en este caso palabras) que para ello procesa. Es decir, la rapidez con la que «intuye» y su nivel de eficacia.

Esto nos lleva a pensar que en un futuro muy próximo, una máquina o, para ponerlo más interesante, un robot, podrá saber, con tan solo escucharnos o leernos, cómo somos en realidad y, aún más increíble, cómo seremos en el futuro.




Si tienes mucho o poco sexo, y otros secretos que tu casa revela de tu personalidad

¿Sabías que el polvo de tu casa revela si en ella viven más hombres o más mujeres?

  • Tu grado de ansiedad La mayoría de las personas, incluso las que tienen casas limpias y ordenadas, ocultan polvo o suciedad debajo de las camas o en los clósets. Si eres una de las pocas que no hacen eso, es posible que seas una persona ansiosa. Los sociólogos dicen que cuanto más ansiosas son, más intentan controlar su entorno.
  • La frecuencia de tus relaciones íntimas Una decoración violeta indica que haces el amor casi dos veces más a menudo que quienes prefieren ropa de cama, paredes o muebles grises, según un estudio británico. Los rojos y los rosas también parecen encender el fuego, mientras que el blanco y el beige pueden inhibir la intimidad.
  • Lo solitario que eres Un estudio de la Universidad Yale mostró que quienes toman duchas más largas propenden más a sentirse solos y aislados. Los investigadores creen que inconscientemente usan los baños con agua caliente en sustitución del calor emocional. Un estudio de 2014 reveló que el número de libros que hay en un hogar es el mejor pronóstico del rendimiento en lectura de los niños, incluso más que los ingresos o el nivel educativo de sus padres. Los niños en cuyo hogar hay al menos 100 libros leídos tienen un nivel de desempeño en lectura que supera en un año y medio al de los que tienen menos libros en casa.
  • Que odias tu trabajo y evitas ir al gimnasio Ambas cosas son probables si piensas que hacer tu cama es una pérdida de tiempo. Una encuesta realizada entre 68,000 personas mostró que las que tienden su cama en la mañana son más propensas a disfrutar su empleo y hacer ejercicio con regularidad que las que no la tienden. Los psicólogos dicen que esto podría deberse a que las personas felices tienden a llevar una vida ordenada, y no una caótica y desorganizada.
  • Lo que ves en la tele Los televisores conectados a Internet pueden reunir datos sobre todo lo que ves y vender esa información a los anunciantes, y muchos están programados para hacerlo de forma automática. Para mantener la confidencialidad de lo que ves, desactiva la función de compartir datos en la configuración del televisor.
  • Lo ordenado que eres Tus calcetines son la clave. Una encuesta mostró que las personas pulcras y minuciosas suelen tener en desorden los cajones de los calcetines. Los expertos creen que esas personas dan prioridad a las esferas más importantes de su vida.
  • Con quien vives El polvo de tu casa revela si en ella viven más hombres o más mujeres (en la piel de unos y otras proliferan distintos tipos de bacterias). Un análisis de los hongos presentes en el polvo también puede indicar en qué lugar del país resides, con un margen de error de 240 kilómetros.
  • Si eres extrovertido El color de tu puerta de entrada lo revela. Según los expertos, si es roja significa que no temes decir lo que piensas; si es azul, que mantienes la calma por naturaleza en la mayoría de las situaciones; si es verde, que eres tradicionalista, y si es negra, que eres coherente y quizá reservado. A los extrovertidos les gustan los espacios abiertos y una distribución de muebles amplia; los introvertidos tienden a adornar con tonos suaves y elementos poco llamativos.
  • Si eres menor de 35 años Si tienes muchas selfies a la vista, lo más probable es que seas de la Generación Y. Ni tus abuelos ni tus papás hacían eso, pero los diseñadores de interiores dicen que los de la generación Y, habituados a publicar autorretratos en las redes sociales, se inclinan mucho más a hacerlo.


Los perros saben si una persona es de fiar o no

Como si la gente no supiera que los perros son seres sumamente inteligentes, estudios científicos prueban una vez más cómo son subestimados por los humanos.

Los perros esta vez demostraron que no confían en aquellas personas que mienten, según una investigación publicada por el diario Animal Cognition.

Para llegar a esa conclusión, un equipo de investigadores liderados por Akiko Takaoka de la Universidad de Kioto en Japón intentó probar con 24 perros que se dirigirían a alguna dirección que un humano les señalara.

El experimento consistió en presentarle a un perro dos contenedores opacos, debajo de ellos había escondido un trozo de comida. En la primera fase, un investigador le señalaba el contenedor donde estaba la comida y como se esperaba, los perros hacían caso y obtenían la comida.

La segunda fase consistió en demostrar que los humanos no son de fiar. Mientras el perro miraba, un investigador le enseñaba cuál de los contenedores tenía la comida y cuál no.

Cuando se soltó al perro para ir por el trozo de alimento, alguien le decía que fuera hacia el otro contenedor. La fase final fue el mismo experimento del principio, y fue cuando los resultados probaron algo dramático.

Durante la primera fase, los perros mostraron confiar como suelen hacer y la mayoría acudió a donde se le indicó que se encontraba la comida. Sin embargo, en la fase final, los perros sabían que la persona que les había indicado ir al contenedor vacío mintió esa vez y sólo el 8 por ciento de los perros le hizo caso.

El estudio de Takaoka probó que los perros usan su experiencia para analizar si la persona puede ser una guía de confianza o no, además que los investigadores se mostraron sorprendidos por la rapidez con la que los perros supieron qué hacer y cómo reaccionar.

Takaoka expresó que los perros tienen una inteligencia más sofisticada de la que se creyó y que podría tratarse de una evolución selectiva durante su domesticación con los humanos.

El equipo de científicos buscará realizar los mismos experimentos, pero esta vez con lobos para probar si se trata de una característica de especies domésticas o de comportamientos instintivos.

Lo sorprendente del estudio es que un experimento similar se realizó en la Universidad de California, en Estados Unidos, pero con niños de tres años. Sin embargo, los menores no mostraron tener la misma capacidad de reconocer a los “mentirosos conocidos”, ya que luego de las fases donde aparecía el mentiroso, los niños continuaban haciéndole caso y seguían sus instrucciones.

El estudio también se realizó con niños de 4 y 5 años y aunque el grupo de los niños de 4 años se mostró más escéptico, únicamente el grupo de los 5 años de edad hizo caso a aquellas personas de fiar.





Listerine de limpiapisos, pasando por remedio para la gonorrea, hasta ser enjuague bucal

¿Usas Listerine para eliminar las bacterias que causan el mal aliento? A comienzos de siglo lo usaban para desinfectar el suelo e incluso se vendió para aplicarlo en zonas algo más privadas. Esta es la extraña historia del Listerine, un producto que se vendió hasta en forma de cigarrillos.


El Listerine debe su nombre al doctor británico Joseph Lister, un pionero en el uso de antisépticos en cirugía, pero no lo inventó él. Su invención se atribuye a Joseph Lawrence, un químico de Saint Louis, Missouri.

Lawrence se inspiró en las técnicas de Joseph Lister. En 1879 desarrolló una potente solución antiséptica basada en una disolución de etanol con eucaliptol, mentol, salicilato de metilo y timol. El resultado era un líquido de color dorado y olor fuerte con propiedades antisépticas y ligeramente antiinflamatorias.


Los primeros años, sin embargo, fueron un tanto tumultuosos para el Listerine. Lawrence lo comercializó en diferentes concentraciones como desinfectante para suelos y tratamiento tópico para eliminar la gonorrea. El químico vendió la licencia del producto al farmacéutico local Jordan Wheat Lambert, que comenzó a promocionarlo como antiséptico bucal para dentistas en 1885.

El producto no despegó como enjuague bucal de uso doméstico hasta 1920, cuando el hijo de Lambert emprendió una agresiva campaña de marketing en la que se veía a hombres y mujeres sufriendo el rechazo de sus amantes y familias por su mal aliento.


Con todo, Listerine seguía promocionándose para otros usos. La compañía Lambert lo vendía como tónico capilar contra la caspa, como desinfectante para las heridas, loción para después del afeitado o remedio para la tos y el resfriado. Hasta llegó a comercializar cigarrillos terapéuticos Listerine para combatir el mal aliento.


Gerard Lambert tiene el mérito de haber logrado que la halitosis fuera considerada como un rasgo socialmente desagradable e incorrecto. Hasta entonces a nadie le preocupaba especialmente el mal aliento.

En 1976, la Comisión Federal de Comercio (FTC) obligó a la compañía dueña de Listerine (en aquel entonces era Warner-Lambert tras una fusión entre empresas) a eliminar del producto las afirmaciones que aseguraban que curaba el resfriado y el dolor de garganta porque no eran ciertas. Además, Werner-Lambert tuvo que publicar rectificaciones sobre estas afirmaciones en las botellas de Listerine durante años.


Las botellas de Listerine de plástico y los nuevos sabores del producto no llegaron hasta la década de los 90. Hoy el Listerine lo comercializa Johnson & Johnson. A título de curiosidad, el producto no está considerado bebida alcohólica porque se considera imbebible por sus otros productos químicos. Sin embargo, a veces se producen intoxicaciones alcóholicas de Listerine entre menores de edad o personas con problemas de alcoholismo. Al menos ya no se usa para fregar suelos.




¿Por qué los borrachos gritan tanto?

Cuando una persona ha bebido de más, a menudo sube la voz. La creencia popular dice que los borrachos hablan más alto porque el alcohol les desinhibe, pero no es cierto. En realidad lo que pasa es que el alcohol nos ensordece, y lo más interesante es que aún no sabemos por qué.

El fenómeno suele pasar desapercibido si tú también estás ebrio, pero es especialmente patente para alguien que no haya bebido alcohol. Diferentes estudios ciegos han comprobado que beber alcohol provoca una pérdida de audición, y no es necesario estar borracho como una cuba. El efecto aparece desde las primeras copas y varía en función del individuo, lo que explica por qué algunas personas se vuelven más ruidosas que otras al beber mucho alcohol. También es diferente entre hombres y mujeres.

Los hombres pierden entre 2 y 9 decibelios de capacidad auditiva, mientras que las mujeres pierden entre 5 y 12 decibelios. Tanto hombres como mujeres pierden capacidad auditiva en frecuencias de entre 500 y 1.000 hertzios, que es precisamente el rango de sonido en el que suele moverse la voz humana. El doctor Karl S. Kruszelnicki explica así los efectos del alcohol sobre la audición en ABC Science: Cuando una persona toma unas cuantas copas, pierde parte de su sentido del oído. Eso hace que, cuando habla, no escuche bien sus propias palabras y crea que está hablando más suave de lo normal. Para compensarlo comienza a hablar en voz más alta. Es un mecanismo automático e inconsciente.
El sonido llega a nuestro cerebro a través de los oídos. ¿Cómo interfiere exactamente el alcohol en este proceso? La respuesta es que no lo sabemos. Kruszelnicki añade: La pérdida de audición puede deberse a un efecto tóxico directo, a un efecto anestésico, a una alteración de la presión osmótica, o a algo completamente diferente. Lo cierto es que no sabemos con exactitud a qué parte de la cadena auditiva afecta.
El alcohol podría estar actuando sobre los músculos que sujetan el tímpano en el oído interno. También puede tratarse de un efecto sobre la cóclea, o sobre el nervio auditivo que lleva la información hasta el cerebro. Incluso podría tratarse de una distorsión en el área del cerebro que procesa esa información. No estamos seguros de por qué sucede.

Lo único que sí está claro es que, si abusamos del alcohol de manera continuada, la pérdida de audición se vuelve crónica. A menudo usamos la expresión “va ciego” cuando nos referimos a una persona muy ebria. Probablemente sea más acertada la expresión “va sordo”.