sábado, 12 de agosto de 2017

Comer sin compañía no es bueno

Acudir en solitario a un restaurante cada vez está menos mal visto (y, además, con nuestro smartphone en ristre estamos conectados con muchas personas mientras comemos). Sin embargo, comer a solas en general, en el ámbito del hogar, no es recomendable.


Al menos existe una correlación que indica que comer solo y vivir solo, al menos en varones, se asocia a una mayor prevalencia de problemas de peso, tanto de obesidad como de delgadez extrema. También existe un déficit de fruta y verdura.

Comer solo
Aunque suene evidente, las personas que comen solas también se suelen sentir más solas. Según un estudio que el Gobierno británico llevó a cabo en 2013, las personas que viven solas también tiran a la basura un 40% más de comida que quienes viven acompañados.

Y en el caso de los ancianos, comer solo es todavía peor, como señala Charles Spece en su libro Gastrofísica:

Muchas personas mayores ingresadas durante largos períodos de tiempo en hospitales o en residencias también sufren de malnutrición, que con frecuencia empeora al verse obligados a comer solos. Cualquier cosa que pueda devolver el elemento social a la hora de la comida podría ayudar a mejorar el estado nutricional de personas vulnerables.

Por otro lado, un reciente estudio indica además que la soledad mata mas que la obesidad.





Publicar un comentario